Reseña de Una vacante imprevista, de J.K. Rowling




Con su plaza adoquinada y su antiquísima abadía, Pagford parece un típico pueblecito inglés, un lugar idílico en el que la vida transcurre con plácida tranquilidad.

Sin embargo, sus habitantes están inmersos en una realidad muy diferente. Tras la conmoción causada por la súbita muerte de Barry Fairbrother, se desencadena una auténtica batalla en sordina por ocupar la vacante dejada por Barry en el concejo parroquial, donde se dirime el destino de una urbanización de dudosa legalidad.

Y cuando la tensión hace aflorar una serie de conflictos latentes que involucran a todo el pueblo -hijos contra padres, pobres contra ricos, mujeres contra maridos, alumnos contra maestros-, la pasión, la hipocresía y, especialmente, los secretos que suelen anidar en una comunidad pequeña desempeñarán un papel decisivo en el futuro de Pagford.

Empecé a leer este libro con un poco de miedo. Había leído una reseña que decía algo así como "si no se sienten cómodos leyendo a su madre literaria escribir sobre drogas, sexo adolescente y conflictos matrimoniales, no lean este libro". No lo había pensado hasta ese momento, pero me sobrecogió un poco. Agarré el libro con cautela. En las primeras páginas tenía muy presente el hecho de que había sido escrito por J.K. Rowling, pero no pasó mucho hasta que me olvidé completamente de todo lo que me rodeaba y me sumergí completamente en Pagford.

El primer personaje que conocemos es Barry Fairbrother, que fallece nada más aparecer. A partir de ahí la autora va a pasearnos con una especie de cámara continua por todo el pueblo de Pagford, presentándonos personajes y mostrándonos las reacciones de lo ocurrido en cada uno de sus habitantes. Esto es básicamente la descripción de la narrativa de este libro: una cámara continua. No sé cómo expresarlo mejor: se está desarrollando una escena y de pronto un personaje sale. El narrador sigue a este personaje y de pronto enfoca en otro, que lo ha observado salir. De esta forma, se introduce en una nueva escena: la del último personaje enfocado.
¿Entienden a lo que me refiero? Esto lo hace muy fluido, se hace casi imposible despegarte del libro, ya que todo se sucede con mucha naturalidad. Sin embargo, para que no resulte demasiado cansador, hay cada tanto cortes que ayudan a digerir lo que va pasando: el libro está dividido en cinco partes, cada una de las cuales se divide en varios capítulos.

Algo que puede resultar confuso a veces es que el narrador es completamente omnisciente, algo a lo que yo no estaba acostumbrada para nada. Todo el tiempo sabemos lo que piensan y sienten todos los personajes, y esto me desconcertaba. Sin embargo, tardé poco en acostumbrarme, y disfruté mucho de la lectura.

El punto más importante y fuerte son los personajes, que son tantos y tan distintos entre sí que creo que su construcción debe haber supuesto un trabajo monumental. En primer lugar, tenemos los dos bandos principales: los pro-Prados y los anti-Prados.

Pero primero habría que explicar un poco el contexto de lo que está ocurriendo en el pueblo, que en resumidas cuentas es lo siguiente: Pagford, un pueblo pegado a otra urbanización más grande llamada Yarvil, tiene incluida en su jurisdicción un barrio bastante problemático: Los Prados. Esto es un tema polémico y peliagudo en el pueblo, ya que algunos están decididos a asistir a las familias que viven allí para sacarlas de esa situación tan precaria, pero otros quieren quitarse de encima este sector de la población lleno de drogadictos, ladrones y prostitutas, corriendo la línea territorial y dejando que Yarvil se haga cargo del asunto.

La trama es tan compleja que no sé cómo explicarla sin hacer una reseña de mil páginas, pero lo voy a intentar.
Como dije, tenemos a los pro-Prados, un grupo de familias muy allegadas al fallecido Barry que están decididas a continuar su legado, manteniendo a Los Prados dentro de la jurisdicción de Pagford para brindarle una mejor asistencia de la que podría tener en Yarvil. Dentro de este grupo tenemos a la Dra. Jawanda, una mujer de origen hindú, responsable y comprometida, pero también rígida y exigente. En el mismo bando está Collin Wall, el subdirector del colegio del pueblo, un hombre nervioso, solemne e inflexible; y su mujer, Tessa Wall, orientadora del mismo colegio, de gran corazón y muy paciente.

En el grupo de los anti-Prados, por otro lado, tenemos a la familia Mollison: Howard, el patriarca, un tipo obeso y condescendiente que parece creer que el mundo termina donde lo hace la punta de su nariz; Shirley, su mujer, de la misma calaña; Miles, su hijo, que parece creer que sus padres son el arquetipo de vida perfecto; y Samantha, la mujer de Miles, quien se encuentra atrapada en este microuniverso donde las tensiones son palpables pero nunca dichas.

Además, los adolescentes son parte importantísima de la trama, cambiando constantemente el rumbo de los acontecimientos sin que los adultos puedan sospechar de su influencia. Así, tenemos a Fats Wall, el hijo adoptivo de Tessa y Collin, a quien nunca le han contado los detalles de su origen; y su mejor amigo, Andrew, atrapado en el infierno de vivir con un padre golpeador. Por su parte, Suhkvinder, hija de la Dra. Jawanda, vive su propia tortura diaria cada día en la escuela, donde Fats no para de hacer chistes sobre su aspecto. Y por último, mi personaje favorito, Krystal. Ella es, por mucho, quien está peor parada de todos los personajes de la trama, ya que para empezar, vive en Los Prados. Con una madre adicta a la heroína y un hermanito de 3 años, Robbie, tiene que hacerse cargo de mantener la casa a flote. Con solo 16 años, ha visto cosas que la mayoría de nosotros hemos visto solamente en televisión, y a pesar de todo, se mantiene fuerte. Sigue adelante, por su hermano. Cuida de los suyos y es muy resiliente.
Eso no significa que sea perfecta, por supuesto. Ha robado, peleado, y su lenguaje deja mucho que desear. Pero ninguno de los personajes de este libro es perfecto, aunque quizá algunos puedan estar un poco más estereotipados que otros. Sin embargo, Krystal está muy bien construida, y creo que esto tiene mucho que ver con el mensaje que quiere transmitir Rowling con este libro.

Si intento pensar en el tema del que trata la trama, me hago un lío. Hay muchas cuestiones que se tocan a través de los diferentes personajes, y todos están tratados con mucho cuidado: matrimonio, sexo, drogas, alcoholismo, madres solteras, infidelidad, prostitución, violencia intrafamiliar, violación, adopción, automutilación, pobreza... Rowling ha hecho un gran trabajo de investigación y ha hilado muy bien los diferentes hilos argumentales para lograr una trama ambiciosa y fascinante.

He visto a algunas personas que viven en CABA (Buenos Aires) comentar que no les parece factible que ocurran tantas cosas en un pueblo tan pequeño. Créanme: es posible. Yo crecí en un lugar tan pequeño como Pagford, y tengo varios conocidos que han vivido en carne propia cada problemática de las que mencioné en el párrafo anterior.

Pero volviendo al tema, creo que este libro trata fundamentalmente sobre la doble moral. A pesar de que algunos personajes puedan resultar despreciables, al final Rowling termina por mostrarlos como los más sinceros consigo mismos, mientras que otros disfrazan lo que realmente piensan con fundamentos paternalistas o simplemente con el deseo de sentirse mejores, moralmente hablando, que el otro.

Todo esto, que va creando una tensión cada vez más palpable en todos los hilos argumentales de la novela, finalmente estalla en la cara de todos los personajes. No voy a decir spoilers, pero creo que este gif es suficiente:
J.K. Rowling lo hizo de nuevo. Hace ya una semana que terminé de leer este libro, y aún extraño a los personajes. Después de todo lo que he escrito, siento que nunca podré hablar lo suficiente sobre él.

Aunque con la advertencia de que es un libro adulto, con temas adultos tratados de manera directa y cruda, recomiendo muchísimo que lean esta novela, que con seguridad se irá a la lista de mis mejores lecturas del año.

Share:

4 comentarios

  1. Hola Sofi! Conozco este libro obviamente pero nunca me detuve a ver de qué trataba.. sabía que era una temática más adulta y había escuchado diferentes críticas pero ni idea de que era la trama. Ahora que lei de que trata finalmente puedo decir que me llamó muuucho la atención. Aunque parece un lio de personajes y toca temas fuertes creo que debe ser un libro atrapante y muuuy interesante. Espero leerlo en el futuro!
    Beso

    ResponderEliminar
  2. Viste lo que es este libro!!!!!!!!!!!!!!!! Yo lo amé, y eso que cuando lo empece no esperaba mucho. Ahora estoy por leer los policiales que saco bajo pseudónimo, después te digo que me parecen. ;)
    Besos Sofi, como siempre tus criticas y calidad de escritura excelente!

    ResponderEliminar
  3. He leído muuuuchas reseñas de este libro, buenas y malas. Lo veo muy tochazo y no creo que lo lea nunca pero me gusta saber que hay algunos que lo disfrutaron mucho como vos.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Vengo de parte de IBA, me ha encantado tu blog, ya te sigo. En breve te haré otra visita.
    Te invito a mi blog: http://enlamiradeartemisa.blogspot.com.es
    Un beso

    ResponderEliminar

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!