Premios Literarios Impinchable 2016: ¡los ganadores!

¡Hola a todos! Hoy se cierran los premios Impinchable 2016 (sí, que ya sé que casi vamos por la mitad de 2017, pero ¿yo qué culpa tengo de que el año se pase tan rápido?) y por fin voy a anunciar a los flamantes ganadores de mi súper-mega fantástico premio.
Les cuento cómo funcionan, por si no se acuerdan: en una entrada anterior, (ÉSTA, para ser exactos), les conté cuáles fueron más o menos mis libros favoritos del 2016 a través de categorías. Pero como me encanta complicarme la vida, decidí hacer que ustedes también decidieran, a través de encuestas en Twitter, cuáles fueron mis mejores lecturas de 2016. Y además (no, nunca dejo de hacer todo más difícil), el premio final, la cereza del postre, sería un libro sorpresa que sortearía entre todos aquellos que completaran el rafflecopter que dejé en la entrada. O sea, básicamente hay tres premios:

  1. El de la Academia (o sea, el que yo le doy a mis libros favoritos de 2016)
  2. El popular (o sea, el que votaron en las encuestas)
  3. El del sorteo (un libro sorpresa gratis para algún afortunado)
Paso a contarles, entonces, acerca de los dos primeros premios, y al final de la entrada voy a anunciar al ganador (ok, pueden saltarse esta parte para ver si ganaron, pero después léanla toda, no sean malitos).

Mejor historia
Libros que me envolvieron en la trama, me tenían todo el tiempo pensando en ellos y me dejaron impresionada varios días luego de terminarlos. 
Ayy, parece que La Naranja Mecánica, de Anthony Burgess ganó por los pelos, no? Y definitivamente esta es una historia bastante poderosa, que habla del bien y del mal, del libre albedrío y de las mayores miserias humanas. Disfruté muchísimo leyéndolo.

Sin embargo, en esta categoría me decanto por el libro más impopular de todos: El Adversario, de Emmanuel Carrère. Ese libro cuenta una historia trágica, increíble y espeluznante a la vez. Su protagonista, Jean-Claude Romand, se nos presenta en las primeras páginas como el autor de un asesinato en masa: acaba de matar a su esposa, a sus hijos, a sus padres y a su perro, y luego ha intentado suicidarse tomando un exceso de pastillas e incendiando la casa. ¿El móvil? Jean-Claude se ha hartado de vivir una ficción, ha mentido durante más de 30 años sobre todo lo referente a su vida y no podía soportar que su familia lo supiera.

Y, ¿quieren saber lo más espeluznante? El libro es un relato real, una investigación periodística novelada desde la primera persona por Carrère. Si tienen ganas de leer algo turbio, éste es su libro.

Mejores personajes
Libros que me convencieron de que sus protagonistas eran más reales que algunas personas de carne y hueso que suelo cruzarme a diario.

Cla-ra-mente, señoras y señores, esta vez tengo que coincidir con mi público: Orgullo y Prejuicio, de Jane Austen tiene los mejores personajes literarios del universo. Es que no sé qué es lo que tiene este libro, pero logró que todos y cada uno de los personajes se metieran en mi corazón. Me parece una genialidad la caracterización de cada uno de ellos, algunos tan graciosos y otros tan serios. Durante la lectura, llegué a encariñarme incluso con Mary Bennet, y por supuesto detesté y amé a Darcy a partes iguales en diferentes momentos (al final, por supuesto, terminé amándolo).

Un personaje que me encantó y deseé poder seguirle un poco más la pista fue Georgiana, la hermana del Sr. Darcy. Me parecía una chica encantadora, y lamenté que el libro terminara antes de saber qué ocurrió con ella, con su futuro. Y creo que no es necesario mencionar lo fantástica que me pareció Elizabeth Bennet, una mujer fuerte, decidida, inteligente, con ideas bien plantadas y capacidad para aprender. Me encariñé mucho con ella, y de verdad que desearía que hubiera una secuela de Orgullo y Prejuicio para poder seguir leyendo su historia.

Quiero hacer una pequeña mención a otro libro, que creo que merece un segundo premio muuuy peleado con el primero: Una vacante imprevista, de J.K. Rowling. Este libro está plagado de personajes bien definidos, todos con matices diferentes. Algunos son totalmente adorables, mientras que otros son repugnantes, y el realismo de la novela es fascinante.
Mejor narración
Libros que fueron música para mis oídos, donde cada frase era un deleite, un tesoro a conservar.

Parece que acá Lolita, de Vladimir Nabokov arrasó bastante. Y, ciertamente, creo que uno de los puntos a favor de esta novela es su narración: la prosa de Nabokov enamora, aunque lo que esté diciendo sea lo más repulsivo del mundo.

Sin embargo, yo acá me decanto por el maravilloso libro de Robin Hobb, Las naves de la magia. No hice reseña de este libro porque mi blog todavía no existía, pero debería releerlo (y terminar la trilogía) sólo para reseñarlo y contarles lo hermoso que es. Es que esta mujer puede fallar en algunas cosas, pero si hay algo con lo que compra, es con su narración. Tiene una manera de contar historias que, a la vez que fluye, te envuelve en una atmósfera poética, mágica, acorde al universo que te describe. Cada escena está llena de color, de sensaciones, de movimiento. Es de esas autoras que no te cuenta la historia, sino que te la muestra, y es más que digna de ser leída.
Mejor clásico
Hay poco que explicar sobre esta categoría: leí algunos clásicos, pero hubo uno que fue mi favorito. ¿Cuál es el suyo?

Por supuesto, el gran favorito en materia de clásicos siempre ha sido Orgullo y Prejuicio. Sobre todo cuando salió la película: fue como si Austen resucitara y empezara a arrojarnos sus libros a la cara, por lo que era difícil que esta autora no se llevara el premio popular a mejor clásico.

Sin embargo, otra vez voy a hacerme la hippie con OSDE y voy a apuntar como favorito a El Túnel, de Ernesto Sábato. Esta es una elección demasiado personal, ni siquiera sé explicar por qué amo tanto este libro. Juan Pablo, el personaje principal, me tiene hechizada, no puedo parar de leer sus reflexiones y sus conclusiones interminables sobre la vida, sobre los demás, sobre las cosas, sin lograr nunca comprenderse a sí mismo, verse, descubrirse. No estoy de acuerdo con él absolutamente en nada, y al mismo tiempo me fascina leer sus elucubraciones, casi puedo escuchar los engranajes de su cerebro intentando encajar las piezas de un rompecabezas imposible: el de la vida.

Por otro lado, María me conmueve a un nivel absurdo: me identifico con ella, intento dilucidar (con un poco menos de obsesividad que Juan Pablo, espero) qué puede estar pasando por su mente, por su vida, y la veo como una víctima, no puedo evitar verla así. Porque, al fin y al cabo, todas hemos sido víctimas de alguna manera, y María no lo es menos. No hay personaje más misterioso que ella, ya que es poco lo que Juan Pablo nos cuenta que sea auténtico, y no sinsentidos surgidos de su locura. Ella es misteriosa no porque lo sea, sino porque la vemos con el filtro del protagonista, que se niega a mirar. Es fascinante.
Mayor decepción
Este es un premio negativo, algo así como Rotten Tomatoes. Ninguno de estos libros me fascinó, pero hubo uno que fue la mayor decepción del año. No solo no estuvo a la altura de mis expectativas, sino que además fue malo, malísimo.

Y llegamos al último premio: el premio negativo. El público le tiró tomates podridos a The Cursed Child, de John Tiffany, Jack Thorne y J.K. Rowling, y debo decir que estuve a punto de decantarme por esta opción yo también. Ver a mi saga favorita de todos los tiempos mancillada de esta manera con una historia tan básica y llena de agujeros me dolió en el corazón.

Sin embargo, el libro que más desprecié este año fue Si tú me dices ven, lo dejo todo... pero dime ven, de Albert Espinoza. Es que ya desde el título debería de haber sabido que este libro no era para mí, pero me lo recomendó una amiga, y yo le hice caso, y... bueno, fue un fiasco.

El libro debe de tener... ¿cuánto? ¿200 páginas? ¿300, como mucho? Y tardé como un siglo en terminarlo. Es que el estilo de la narración es insoportable. En realidad, está bien escrito, pero Espinoza escribe con ese tonito tan de libro de autoayuda, que me enerva. Y el aleccionamiento. DETESTO el aleccionamiento: no me gusta que me digan cómo tengo que vivir mi vida.

No hay conflicto, ni siquiera hay trama. El personaje principal está huyendo de algo, y en el camino va encontrándose con diferentes personas que le dan una lección de vida. Así, la misma secuencia se va repitiendo una y otra vez, y cada personaje aleccionador es un calco del anterior. El único problema REAL con el que se cruza el protagonista (que es a su vez narrador) se soluciona al final de una manera tan estúpidamente absurda, que si no lo hubiera leído en Kindle, habría revoleado el libro por la ventana. 

Respecto al aleccionamiento, espero que se entienda: si yo compro un libro de autoayuda, es porque quiero que alguien me explique cómo tengo que solucionar determinado conflicto/problema en mi vida. De hecho, tengo algunos libros de autoayuda sobre cómo mantener el orden, cómo amarse a sí misma, cómo sobrevivir a una ruptura. Pero si yo compro una novela, señor Espinoza, no quiero que me diga cómo tengo que vivir. Quiero que me cuente una historia. Y si usted usa esa historia como excusa para aleccionar acerca de sus enseñanzas de vida, entonces véndala como tal: diga que es una parábola, no sé.

En fin, que quedé muy enojada con esta novela. Me decepcionó muchísimo, me aburrió, me frustró, me hizo poner los ojos en blanco más de una vez. No la lean. O léanla para quemarla.


Y ahora, ¡por fin! Lo que todos estaban esperando: que me calle la boca y anuncie el ganador o la ganadora del libro sorpresa. Les cuento que hice esto con Rafflecopter y es la primera vez que lo uso, así que no tengo ni idea de cómo se supone que funciona, pero allá voy.



(Al final era re fácil, solo había que seleccionar en donde decía "pick a random winner". Les dejo el screenshot para que no haya dudas, con sus datos ocultos obvio)


¡Felicidades, Antonela!
Tenés hasta hoy a las 12 de la noche para comunicarte conmigo, si no es así el premio será resorteado. En cuanto a cuál es el libro que te ganaste... ¡lo sabrás cuando lo recibas! *risa malvada*

¡Gracias a todos los que participaron!
Y ¡no pierdan las esperanzas! Pronto habrá más sorteos.

Share:

1 comentarios

  1. ¿Ningún libro de Rothfuss entre tus favoritos? Son mis grandes pendientes, en especial porque no creo haber leído reseña negativa alguna sobre ellos. Y no sé sobre la narración (leí sólo un poco de EL NOMBRE DEL VIENTO, y es una cosa de encontrar una frase impresionante detrás de otra, de esas profundas y que impactan), pero la historia de Kvothe dejó a muchos, muchísimos lectores con una resaca literaria tremenda jajaja
    No obstante, qué lindo que el premio se lo hayas dado a LAS NAVES DE LA MAGIA ♥ La sinopsis me compró en un instante, porque la historia es única, y promete mucha magia y aventura =D

    Y claro, último pero no por ello menos importante, GANÉ :D :D :D jajaja No sé si me emociona más el haber ganado, o el saber que no voy a conocer qué libro es hasta que venga el cartero ♥ ¡¡Muchísimas gracias, Sofi!! (respondí tu tweet, porque no pude enviarte un mensaje directo)

    PD: voto porque repitas esta votación, pero para tus lecturas de este año ^^

    ResponderEliminar

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!